Ineficacia Corporativa I

Posted on July 17, 2010

1



Parte I. Bienvenido al equipo, hijo!!

“Es una oportunidad que no podemos desaprovechar” , “nos ayudaran y ofrecerán todas las herramientas necesarias que nos garantizaran el éxito de nuestra tesis”, “Inclusive nos pagaran por realizarla, ¿qué podemos perder?”.

Cada una de estas frases salían de manera entusiasta de la boca de mi compañero de tesis mientras conversábamos en un café donde la comida era de de dudosa procedencia y los precios exagerados debido a la lujosa zona donde nos encontrábamos. Por supuesto, mi compañero y yo evitamos por completo la compra de algún producto en aquel lugar lleno de aristócratas corruptos encargados del manejo del negocio del petróleo en nuestro país, buscando solo un lugar donde entablar conversación.

Allí se encontraba mi compañero (el cual de ahora en adelante será referido bajo el pseudónimo de Shaman King) , convenciéndome con millones de razones el porqué deberíamos ejecutar la tesis en aquella compañía . Yo escuchaba cada una de esta razones con escepticismo gracias a una previa experiencia que tuve con la empresa (a la cual me referiré bajo el pseudónimo Mordor Incorporate) en la ejecución de mi pasantía; que aunque no fue una mala experiencia, tampoco fue del  todo agradable para mi gusto. Shaman King se mostraba realmente entusiasmado por los ofrecimientos de Mordor Incorporate, sin embargo, no me embriagaba su felicidad y estaba muy indeciso para tomar mi decisión.

Para hacer el cuento corto, Mordor Incorporate me daba mala espina, sentía que había algo extraño en ella y como los procesos internos de la compañía eran manejados; olía a pescado muerto, a una pequeñita taguara del software nacional. En mi cabeza rondaban muchas cosas al momento de aceptar o no la propuesta de tesis que con tanto ímpetu  Shaman King auspiciaba, de todos esos pensamiento solo una frase salió de mi boca:

-No lo sé, Shaman King –dije- , tengo un mal presentimiento acerca de esto.

Al mismo tiempo que exprese estas palabras, mi mano se había estrechado con la mano de Shaman King, basándome en mi inocencia corporativa, acordando el desarrollo de la tesis en Mordor Incorporate. <<¡QUE DEMONIOS ACABO DE HACER!?>>,  me dije a mi mismo, sonriendo a modo de broma, orgulloso del chiste en mis adentros. No me había percatado en ese momento, pero aquel estrechón de manos con Shaman King sellaría con sangre el infierno que ambos viviríamos en los próximos seis meses. ¡Cuán equivocados estamos!, sonriéndonos el uno al otro; uno por el entusiasmo sin premeditación y el otro por no saber expresar las dudas y la mala vibra que Mordor Incorporate le daba.

Pero al comienzo todo bien, parecía un sueño. Habían aceptado la tesis en nuestra universidad, teníamos puestos de trabajos en Mordor y estábamos rodeados de las chicas más hermosas que yo alguna vez había visto en mi carrera y estudios de las tecnologías de la información, parecía que mis malas vibras habían sido mal infundadas . Entre ellas había una dama de la que me enamoraría secretamente, una especie de amor platónico que hacia mi día a día mas placentero. Inmediatamente pusimos manos a la obra, el ambiente lo ameritaba.



Nuestro tema, titulado “Desarrollar de un sistema para el registro de información clínico estructurado y emisión de informe médico automatizado”, trataba de la elaboración de un componente grafico automatizado donde el doctor o especialista  realiza una exploración física simulada a través de un cuerpo humano gráficamente detallado, pudiendo colocar en cualquier parte del mismo algún signo, síntoma o lesión que el paciente pueda padecer, lo cual arroja como resultado la enfermedad o posible enfermedad que el mismo padece, todo esto desarrollado en la plataforma Flex perteneciente a Adobe.

Aquí empezó la confusión, uno de los requisitos de Mordor para el desarrollo del componente era la utilización de imágenes de alta resolución, las cuales tratadas por ciertos procesos informáticos, permitiría al usuario la interacción con cada una de las partes del cuerpo descritas por la imagen. Esto no es parte de la confusión, claro está, el problema radica en la obtención de estas imágenes por parte de Mordor. La pregunta vino a mi mente inmediatamente y la escupí sin premeditación.

-Disculpa, ¿Cuál es el origen de estas imágenes que me acabas de dar? –pregunte inocentemente a la bella dama que me ofrecía las imágenes.

-No bueno – respondió felizmente aquella atractiva chica- , no las hemos bajado de un programa online con un sniffer (algo que olfatea el trafico de internet).

En mi país este tipo de cosas, tanto el robo de software como la piratería es algo común y falto de repercusiones legales. Aun así, como una empresa seria, que es la manera que Mordor se presentaba ante el público, el hacer este tipo de cosas es algo despreciable y poco ético ¿no?. Yo estoy consciente probablemente que si tú no estás en la industria del software y vives dentro del área de Ayatola Chávez (mi país de residencia actual), poca importancia te podría causar la piratería; pero, que una empresa cuya misión es la venta de software robe propiedad intelectual de otras empresas del mismo ámbito para el uso lucrativo personal del mismo es una gran delito desde mi punto de vista. Aquí no estamos hablando de que Mordor le está robando a compañías ricas para ayudar a los pobres médicos cubanos al estilo Robin Hood, ¡No!, esto lo hacen para ganar billete, estemos claros en eso. Sin embargo, dije a mis adentros, <>. Tácitamente habíamos observado en esta leve experiencia el primer tentáculo de mostacho Sauron, Tutor de nuestra tesis y líder de Mordor Incorporate, la falta de ética.


El desarrollo continuaba feliz, aunque una nube negra se acercaba a nuestros puestos de trabajo, pero nosotros, embelesados por las hermosas chicas que nos rodeaban, nuestro opio personal en la empresa, no observábamos aquella tempestad. El equipo de trabajo siguió apoyándonos, dando grandes ideas para la construcción del componente, lo que hizo el desarrollo rápido y fluido, haciendo casi en dos meses un 90% del desarrollo del componente. Justo al comienzo de los 2 meses, Shaman King hizo una pregunta que perturbo por completo mi mente.

-Chamo, han pasado ya dos meses y no nos han pagado como lo prometieron ¿Cuándo nos van a pagar?.

Por supuesto, este aspecto del desarrollo del componente para la compañía era uno de los principales estimulantes, el recibimiento de una retribución monetaria por el esfuerzo realizado. Shaman King y yo habíamos hecho planes para el uso de esta retribución; por ejemplo, con este dinero iba a costear el curso MCPD de Microsoft para evolucionar mi aburrida carrera corporativa informática; en el caso de Shaman King, al fin lograría su sueño de ir a un prostíbulo cinco estrellas e iniciar la creación de su compañía pornográfica (jejejeje, sabes que bromeo amigo).

La pregunta nos intrigaba y nos carcomía cada día, curiosos por saber el destino de nuestros cheques. Comenzamos a preguntar en la compañía, la gente no nos daba respuestas claras, insensibles ante nuestras suplicas de pago, inmersas en el compromiso diario de derribar las fronteras morales del software para así poder engañar a los pobres médicos cubanos, consumidores de los productos de Mordor. Quince días habían pasado después del segundo mes de trabajo en Mordor Incorporate y al fin recibimos un mail donde se nos invocaban a una reunión, en la se nos explicaría la situación con nuestros pagos.

Entrando a la sala de reuniones nos encontramos con el buen SamFlex Gamyi, nuestro buen amigo que tanto nos había ayudado durante estos dos meses y a su lado una de la mujeres más hermosas de Mordor, vistiendo una de sus habituales prendas sexys de fácil acceso. Esta mujer, nos invito a sentarnos y procedió a cerrar la puerta para luego sentarse al lado del sonriente SamFlex. Esta mujer comenzó a hablar, particularmente al principio preste más atención a sus senos que a sus palabras. Feliz y contento en pícara pero inocente observación, escuche palabras tranquilizadoras como “cheques”, “extraviados”, “Mil disculpas!”, “quisieras tocarlos?, yo te dejo…”; bueno, esa última solo la escuche en mi mente depravada y masculina. Pero algo me hizo prestar más atención a las palabras que esta mujer vociferaba, olvidándome de sus atributos femeninos. Las palabras se empezaron a tornar oscuras antes los oídos de mi compañero y yo.

-El señor mostacho Sauron –dijo la mujer, titulada desde aquel momento como senos malévolos- ha decidido no pagarle a los tesistas de Mordor Incorporate…

Esta frase vino cargada de miles de excusas por parte de ambos representantes de la compañía; Shaman King y yo nos miramos, destruidos por tales palabras. Mi sueño de una certificación había terminado. Shaman King no podría ir al prostíbulo cinco estrellas que tanto soñaba y menos comenzar su negocio en la industria pornográfica. Pero peor, sabíamos que esto significaba mucho mas, mostacho Sauron había planteado una estrategia malévola para amarrarnos a Mordor Incorporate. Con la tesis justo en la mitad del desarrollo, no podíamos huir de la responsabilidad y ahora lo haríamos gratis. El segundo y tercer tentáculo de mostacho nos había alcanzado, su cobardía y falta de apoyo nos había comenzado a destruir.

Sin más nada que hacer, nos devolvimos a nuestros puestos de trabajo y, tanto Shaman King y yo lo pudimos observar, aquella nube negra que invadía nuestros puestos. Y lo peor era que el infierno estaba por comenzar…

No se pierdan el próximo capítulo de la trilogía, la batalla sin fin, por aquí, el cubo abstracto.
Posted in: Writing